Recordar es bueno para la salud

Dice un refrán popular que recordar es volver a vivir. Y es muy cierto. Cuando rememoramos un hecho, hablamos de él, conversamos con alguien sobre lo ocurrido, es como si lo viviésemos de nuevo. Pasa lo mismo cuando vemos fotos de boda. Un fotografo de bodas es alguien importante ese día, día en el que queremos que todo salga perfecto. De hecho, conozco parejas que recuerdan con felicidad el día de la boda… mientras no sacan las fotos. Y es que alguien no profesional puede hacer cualquier chapucería o bien tomar momentos inadecuados, que no queremos recordar.

En fin, que cuando planificamos nuestra boda tenemos que tener bien claro el tema de las fotos, qué agencia vamos a contratar, qué fotógrafo vamos a contratar, si es posible ver muestras de su trabajo, para saber si es lo que queremos. Ese día es uno de los más importantes de nuestra vida, y a pesar de los contratiempos que se puedan presentar, lo menos que podemos lograr es que salgan unas fotos bien bonitas.

Siempre nos causa placer abrir el álbum y ver nuestra vida “enmarcada”. Hagamos lo posible por tener bellas fotos.